224 – La atmósfera no gira porque la Tierra es estacionara

Hemos visto en el primer artículo “La aceleración de Coriolis demuestra que la Tierra no gira” que el efecto Coriolis no se manifiesta en la Tierra como debería. La objeción que a menudo se me hace es que la atmósfera se arrastra junto con la  rotación de la Tierra y actúa sobre el helicóptero (ver artículo anterior) con una fuerza lateral que anula la aceleración de Coriolis. Por esta razón, no sería posible observar la manifestación de este efecto de una manera significativa.

Sin embargo, veremos en este artículo evidencia de que la atmósfera no gira porque la Tierra está inmovil.

Cuando se  intenta hacer el cálculo, es evidente que, para un avión o helicóptero que vuela a una velocidad promedio de 500 km/h, la aceleración de Coriolis es de aproximadamente 0.0065 m/s2. Es una aceleración muy pequeña. Si se considera una superficie lateral, ofrecida al viento por el helicóptero de 10 m2 para una masa total de 5000 kg, se alcanzará una fuerza de viento lateral necesaria de 33 N (3,3 kg), que no parece mucho en realidad. Por lo tanto, se podría deducir que es posible que la atmósfera produzca una especie de viento lateral muy constante que obligue al helicóptero a moverse, evitando así la aparición del efecto Coriolis. Pero, ¿es realmente así?

Considera ahora que tienes dos helicópteros diferentes que comienzan su viaje juntos desde el Polo Norte hasta el ecuador. Estos helicópteros tienen la misma masa, 5000 kg, y pueden desarrollar la misma velocidad de 500 km / h. Esto significa que en cada momento de su vuelo habrán recorrido la misma distancia. La única diferencia entre los dos helicópteros es la geometría: uno es más compacto y ofrece una superficie lateral al empuje de la atmósfera de 10 m2, mientras que el otro ofrece una superficie lateral de 15 m2.

La aceleración de Coriolis que la atmósfera debería ejercer sobre los dos helicópteros para mantenerlos con la misma velocidad periférica que la Tierra viene dada por la fórmula:

Ac=2ωVh

donde Ac es la aceleración de Coriolis ω es la velocidad angular de la Tierra y Vh es la velocidad de los dos helicópteros. Como Vh es igual, está claro que se necesita la misma aceleración para ambos helicópteros. La fuerza necesaria para desarrollar dicha aceleración viene dada por Fc = m ∙ Ac.

Como la masa de los dos helicópteros es la misma, la fuerza necesaria es la misma.

Sin embargo, la presión, debido a la fuerza con la que la atmósfera empujara al costado de los dos helicópteros es diferente. Como un helicóptero es más grande que el otro A1> A2 tendremos que P1 <P2 de acuerdo con la fórmula P = F / A donde P es la presión, F el empuje lateral dado por la atmósfera, igual a Fc, y A es la superficie lateral sobre la cual la atmósfera debe empujar.

Pero la presión generada por la atmósfera está determinada por la velocidad transversal de la misma con respecto al helicóptero con la siguiente fórmula con la que podemos calcular la velocidad necesaria de la atmósfera.

donde ρ es la densidad del aire igual a 1.25 kg / m3.

Como P1 y P2 son diferentes, encontramos que se necesitan dos velocidades diferentes de la atmósfera V1 <V2. Esto no es posible porque en el mismo punto (donde tenemos ambos helicópteros) sólo podemos tener una velocidad de la atmósfera.

Esta es una prueba clara de que la atmósfera no gira y no actúa sobre el helicóptero para arrastrarlo en rotación con la Tierra.

Consideremos ahora otros aspectos en relación al supuesto empuje atmosférico.

Péndulo de Foucault.

Su movimiento de rotación se considera la prueba de la rotación de la Tierra. Me dicen, mis detractores, que la atmósfera gira con la Tierra. Ellos objetan que, en el ejemplo del helicóptero, esta es responsable de arrastrar el helicóptero para que no se vea afectado por la aceleración de Coriolis.

¿Por qué, entonces, en el caso del péndulo de Foucault, la atmósfera no actúa sobre él? ¿Por qué no detiene la rotación del péndulo que se mueve en solidaridad/unidad con la Tierra? La objeción debería ser válida también en el caso del péndulo. Si la atmósfera arrastra al helicóptero, también debería arrastrar el péndulo, que por lo tanto siempre debería moverse en el mismo plano de oscilación. En cambio, se dice que el péndulo se mueve en planos que giran debido a la rotación de la Tierra alrededor de su eje. Esta es una clara demostración de las inconsistencias en las que se cae cuando se quiere probar que la Tierra gira. Obviamente la atmósfera no gira.

¿Pero, qué más se podría agregar acerca del tema? Quiero decir, en cuanto al péndulo de Foucault. Esta oscilación se usa siempre como evidencia de la rotación de la Tierra. Esto sucede porque, durante su movimiento, no sigue el meridiano de la tierra. Esto implicaría, por coherencia, que usted también, al sentarse dentro del helicóptero, si se detiene en el aire por un corto tiempo, usted mismo, quiero decir, debería poder ver la Tierra moviéndose debajo de su pies. Sin embargo, esto nunca sucede: por lo tanto, no hay coherencia.

Muchos experimentos han demostrado que el péndulo de Foucault funciona como se espera siempre y cuando se lance en una dirección cuidadosamente elegida, con una fuerza inicial específica. Un lanzamiento aleatorio no producirá el movimiento de rotación esperado con los cálculos teóricos que describen la rotación de la Tierra. La conclusión es que el péndulo de Foucault no puede considerarse una prueba de la rotación de la Tierra. También está claro que la atmósfera no gira y no actúa sobre el péndulo.

El experimento de Guglielmini

Para mantenernos en el tema, también podríamos discutir la experiencia de Guglielmini. Él lanzó una pelota de plomo varias veces desde una torre de 100m de altura en Bolonia. La historia cuenta que, en su experimento, observó que la pelota cayó a 17 cm de la base de la torre, hacia el este. La explicación es que la parte superior de la torre, que tiene 100 metros de altura, tiene una velocidad de rotación periférica mayor que la base, de acuerdo con la fórmula V = ω ∙ r.

Este experimento enfatiza, una vez más, que un cuerpo en el aire no es arrastrado por la Tierra o la atmósfera, sino que se mueve con la velocidad periférica del punto desde el cual comenzó su movimiento, en este caso la parte superior de la torre.

Entonces, si la experiencia de Guglielmini se considera válida, nuestra consideración del avión que encuentra imposible seguir a la Tierra también debería considerarse válida. Así como la atmósfera no arrastra la pelota de plomo de Guglielmini con ella, tampoco arrastra el helicóptero con ella. Esto es sólo para evidenciar las inconsistencias de aquellos que quieren forzar una demostración de que la Tierra gira: intentan trepar sobre el vidrio pero no pueden.

Pero ¿es cierto el experimento de Guglielmini? Veamos. La pelota tiene una velocidad periférica correspondiente a la velocidad periférica de la parte superior de la torre. La parte inferior de la torre se mueve a una velocidad más lenta porque está más cerca del centro del globo.

Por lo tanto, hay un perfil de velocidad triangular como el de la foto. La ciencia afirma que la pelota cae con la velocidad periférica de la parte superior de la torre y que se mueve hacia el este durante su caída.

Como consecuencia de este experimento, si un helicóptero se eleva sobre su vertical.

Calculemos la velocidad que debería tener el helicóptero a esa altura, para permanecer vertical.

Vp = ω ∙ r donde Vp es la velocidad periférica y ω es la velocidad de rotación expresada en radianes por segundo.

ωtierra = 7.27E-5 rad / seg = 6.94E-4 rpm

Vp = 7.27E-5 * (6378000 + 2000) = 464 m/s * 3.6 = 1670.28 km/h

Δ = 1670.28-1669.3≈1 km / h

La diferencia, como se puede notar inmediatamente, es muy pequeña: solo 1 km / h, pero significa que, si el helicóptero permanece en la misma posición, a esa altitud, durante una hora, la Tierra se moverá 1 km por debajo del helicóptero mismo. Pregunta a los pilotos: esto no sucede en ningún caso. Otra prueba de que la experiencia de Guglielmini es falsa, que la Tierra no se mueve y que la atmósfera no gira.

y permanece inmovil, por ejemplo, durante una hora en el mismo punto, debería ser  perceptible que la Tierra se mueve debajo de él. Esto debería suceder porque, cuando el helicóptero se eleva, mantiene la velocidad periférica de la Tierra, pero a una altitud de, digamos, 2000 metros, debería tener una velocidad más alta para permanecer estacionario en el mismo punto. (El razonamiento es el mismo que para la bola de Guglielmini que en la punta de la torre tiene una velocidad periférica mayor que la de la torre). Hagamos el cálculo suponiendo que el helicóptero está en un aeropuerto ubicado en el ecuador. El ecuador tiene una velocidad periférica de 1670 km / h con un radio de 6378 km. El helicóptero sobrevuela, mientras permanece en la vertical, a 2000 metros sobre el nivel del mar.


Michele Vassallo es ingeniero mecánico. En 2015, cuando descubrió el movimiento emergente de los American Flat Earthers, se sintió asombrado y fascinado. Pronto se dio cuenta de que la Tierra no podía ser un globo. A pesar de que los argumentos que salieron a la luz fueron y siguen siendo incompletos y contienen muchos errores, el concepto general de una tierra plana parece absolutamente digno de investigación.

Entre sus mejores descubrimientos está la reintroducción del éter en la física de la tierra plana y una nueva visión de la naturaleza de la luz.

Es coautor del libro “The real measures of the (flat) Earth“, publicado por el editor de Aracne y del blog “rifugiatidipella.com“. Desde 2019 ha estado produciendo material de video sobre la Tierra plana en su canal de Youtube “earthmeasured“.

Rispondi

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo di WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione /  Modifica )

Google photo

Stai commentando usando il tuo account Google. Chiudi sessione /  Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione /  Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione /  Modifica )

Connessione a %s...